My Morning Jacket

My-Morning-Jacket

“Queremos reinventar la rueda tanto como podamos”

Hay una banda ahí fuera cuya paleta de sonidos y sensaciones parece inagotable. Una banda que  desde hace 18 años explora minuciosamente el más difícil todavía con cada nuevo disco. Sin dejar de sorprender ni excederse en cada intento, My Morning Jacket se han convertido por derecho propio en una formación sinónimo de calidad y buen gusto que debería ser incluida como ellos mismos apuntan en las grandes ligas de la música contemporánea.

Sus conciertos incendiarios les validan unánimemente como una de las bandas con mejor directo de la actualidad, con un sonido único que se ha ido retorciendo entre la música de raíces americana, la psicodelia, el R&B o el rock pesado.  Se encuentran presentando por Europa “The Waterfall” ([PIAS], 15), su álbum más reciente. Un trabajo que resuena más místico que nunca, atiborrado de pequeños matices que hacen cada escucha más placentera que la anterior. Sin apenas tiempo para hacerse una gira europea en condiciones, tenemos la oportunidad de charlar con ellos entre bastidores en el antiguo aeropuerto de Tempelhof de Berlín, donde se celebra la primera edición de Lolapalooza en Europa.

Locuaces y cercanos, Carl Broemel y Bo Koster, guitarrista y teclista respectivamente de la banda, nos hablan del significado de su música, de marketing, de la industria actual o la situación de la banda mientras se interesan por los festivales españoles de cara al año que viene.

Han pasado cuatro años desde “Circuital”, ¿Cómo os sentís con “The Waterfall”?

Estamos muy felices con el disco. Pasamos mucho tiempo haciéndolo y la sensación es que ha salido exactamente como lo queríamos y que ha sido bien recibido. Quiero decir, no me siento a leer las críticas todo el día pero… Los conciertos están siendo muy buenos. Hemos hecho ya giras en EE.UU. y ha sido muy divertido.

Habéis pasado de grabar un disco como “Circuital” en una iglesia a grabar en la playa. 

Lo grabamos en una vieja casa en Stinson Beach, en Marin County, en California. Estuvimos viviendo en la playa. Caminábamos cada día por el bosque hasta llegar al estudio en unas caminatas preciosas. Nos organizamos en un gran salón y tocábamos cada día. Nos preparábamos la comida, veíamos las puestas de sol en el océano… Era un escenario realmente mágico para pasar el rato y tocar música.

Es como estar en el último sitio del mundo. Como si el océano, las montañas, el cielo y las estrellas convergieran y se encontraran en un único lugar. Ahí es donde hemos hecho el disco.

Sois una banda a la que le gusta experimentar con sonidos. ¿Qué buscabais en este disco? ¿De dónde salen las referencias?

En lo que concierne a los sonidos, no hicimos muchas demos ni nada parecido antes de este disco, así que realmente preparamos el sitio y conseguimos los sonidos en ese mismo momento. Siempre estamos explorando, intentando encontrar cosas nuevas, intentando sentirnos frescos e inspirándonos a nosotros mismos. No tenemos ninguna barrera a la hora de componer. Buscamos de todo, no hay limitaciones.

“Si el negocio de la música fuera un código que se pudiera descifrar todo el mundo tendría canciones de éxito.”

Es decir no tenéis preconcebido un lugar específico para grabar dependiendo del sonido que queráis crear en cada ocasión. 

Bueno sí. Encontramos el lugar y eso empezó a hacer rodar la bola hacia las canciones. Grabamos un montón de música allí que ni siquiera está en este disco. Creo que el mantra es: “No dejar piedra sin remover”. Así que trabajamos en un puñado de canciones de distintos sonidos, y cuando nos pusimos manos a la obra empezamos a ver que había un grupo de canciones que funcionaban realmente bien juntas, y eso es lo que acabó siendo el disco.

Habéis comentado que grabasteis suficiente material como para lanzar dos discos. 

Sí, hay mucho más material, eso seguro, y vamos a trabajar en complementarlo en algún momento pero aquel material no estará necesariamente en el siguiente disco. No va a ser un “The Waterfall” segunda parte. Será diferente. No está acabado todavía.

My Morning Jacket 2015

Vuestros discos suelen están muy bien considerados, ¿A qué se debe entonces vuestra obsesión con los sonidos  en cada nuevo disco? 

Nosotros somos así. Nos aburrimos fácilmente. Queremos explorar nuevos terrenos, sentirnos frescos. De eso trata la creatividad. No se trata de hacer lo que has hecho antes. ¿Me entiendes? Supongo que para algunas personas puede ser así, pero creo que todos los grandes artistas, las personas realmente creativas que nos han inspirado siempre, estaban siempre buscando algo nuevo, intentado reflejarse a sí mismos de maneras diferentes.

Puede sonar arriesgado de alguna manera, pero así es como lo hemos hecho prácticamente siempre. Desde que Bo y yo estamos en la banda, e incluso antes, cada disco ha tenido un sonido totalmente diferente y distintivo.

Los primeros tres discos fueron muy distintos según iban saliendo. Y desde “It Still Moves” hasta “Z” fue un cambio bastante grande y por lo visto bastante bueno para nosotros. Es decir, a posteriori. En el momento de hacer un disco siempre decimos que queremos reinventar la rueda tanto como podamos.

“No puedes durar mucho si sigues las modas”

¿Al final de qué estáis más orgullosos en este disco?

Estamos orgullosos de todo el disco. Realmente sentimos que ha sido un trabajo hecho con amor. Todo el mundo puso mucha alma y corazón en ello. Empezando por las letras de Jim en todo el proceso de composición. Estoy orgulloso de que no paramos cuando el disco estaba terminado, no paramos cuando tenemos un buen disco. No hasta que es lo mejor que podemos hacer en ese momento. Eso es lo que más me enorgullece. El trabajo con el que nos comprometimos.

Hicimos tres o cuatro sesiones. Las trabajamos y seleccionamos algunas canciones porque teníamos un montón. Teníamos como unas 22 canciones grabadas así que parecía un puzzle que teníamos que resolver. Estoy orgulloso de haber logrado el disco que sentíamos más cohesivo para nosotros.

Tenéis una gran reputación como una de las mejores bandas en directo en la actualidad. ¿Intentáis llevar esa energía al estudio?

Tenemos la sensación de que siempre hay dos bestias diferentes. Por mucho que intentemos capturar el directo en el estudio, es difícil. Es diferente. A no ser que hagas un disco en directo, no creo que puedas nunca capturar de verdad la energía de estar ante una gran audiencia. No lo sé. Lo intentamos.

Quiero decir, todos tocamos a la vez, pero no hay público. Es algo un poco más íntimo el hecho de hacer un disco, cantar y escuchar realmente lo que estás haciendo. A veces el directo puede ser caótico y no es algo que quieras escuchar una y otra vez. No lo sé…

“Nuestro mantra es no dejar piedra sin remover”

Al veros ahí arriba se os ve disfrutar de verdad.

Realmente lo pasamos muy bien tocando música en directo. La parte dura de estar en una banda es la espera. Eso no es divertido. La parte divertida es por ejemplo estar en el estudio y justo dar con la toma que necesitas. Eso es es un momento especial. Algunos conciertos son geniales, otros no tanto. No tienes control de cómo pueden ir los conciertos, solo puedes estar allí y hacerlo lo mejor que puedas.

Vuestra música se siente muy emocional. ¿Es ese el reflejo que cómo os tomáis la vida vosotros mismos?

¡Claro! Quiero decir, esa es una de las cosas por las que elegimos el lugar que elegimos para trabajar en este disco. Yo (Carl) no escribí las letras en este álbum, las escribió Jim, pero hay muchos momentos cuando estaba oyéndole cantar los temas por primera vez, en que me veía identificado a un nivel espiritual, era como la exploración del bien y el mal y la magia de la vida y todas esas cosas, como quiera que interpretes sus letras. Yo las estaba interpretando de una manera muy personal con mi propia vida y fue un gran momento. El mensaje real de la música y el hecho de intentar marcar la diferencia, no es algo que hablemos de antemano, pero cuando le escucho cantar, siento que estoy muy feliz de lanzar eso al mundo.

A menudo -continúa Bo- nos sentamos todos juntos y hablamos sobre el significado de todo y siempre terminamos preguntándonos lo que significa para nosotros mismos. Claro que de una manera más filosófica y prospectiva. Pasamos muchas noches caminando por la playa después de grabar todo el día, con las estrellas brillando, hablando de la vida y la locura que supone todo… ya sabes.

Creo que nuestras letras están abiertas a la interpretación, aunque nosotros mismos nos reflejamos en ellas.

¿Cuál es el significado del éxito para vosotros?

Es un horizonte que se difumina. La idea del éxito, lo que la gente piensa que es el éxito,  no es realmente posible desde un punto de vista tradicional. Para mi, tiene que ver con hacer lo que disfrutas haciendo y darte cuenta que eres capaz de pagar la hipoteca con eso; estar exactamente donde quieres estar sin pensar que te tienes que ir, o que tienes que conseguir un trabajo adicional para hacerlo. Siento que para mi el éxito es eso. (Carl)

El éxito es conseguir lo que tú en tu interior consideras que es un éxito; como mis ideas personales, la satisfacción, la autenticidad, la creatividad. Eso es el éxito para mi (Bo). Poder conseguir esos objetivos y no objetivos externos o de otra gente. Eso no es éxito. La gente cree que tienes que tener mucho dinero, salir en la radio o vender millones de discos por todo el mundo… Si fuera yo el que pensara que eso es el éxito entonces genial. Pero no sé…

Incluso si tuvieras 6 millones de dólares, yo creo que tendrías tantos problemas que todavía necesitarías más dinero. Es mi hipótesis. El éxito es ser capaz de hacer la música que quieres hacer, con la gente con quien la quieres hacer, y poder tocarla para más personas. Tener una vida confortable y seguir haciéndolo sin ningún tipo de gente que te diga qué hacer o qué deberías hacer, o haz esto o lo otro. Tiene que ver con tener el control y la autenticidad de quién eres en tu arte.

“La idea del éxito no es posible desde un punto de vista tradicional”

¿Y si hablamos de éxito comercial?

Siempre hemos estado en una subida lenta pero continua, un ascenso a veces imperceptible de conciertos que se hacen más grandes, discos que se venden más… bueno en los tiempos que corren realmente no vendemos más discos pero comparado con hace diez años estamos vendiendo una cantidad considerablemente buena si alguien aún lo sigue. Siempre ha sido un ascenso lento y unas veces funciona mejor que otras, pero cada vez que nos liamos pensando en esto terminamos empujándolo afuera y haciendo un nuevo disco.

¿Puede tener que ver quizá con vuestro tipo de música?

No lo sé. Creo que si el negocio de la música fuera un código que se pudiera descifrar todo el mundo tendría canciones de éxito. Es como Radiohead. ¿Cuál fue? ¿su primer álbum? Tuvieron un éxito masivo en la radio. Nosotros nunca hemos pasado por esa situación. O Pearl Jam con su primer disco, que fue un éxito también.

Pero además vino en una época diferente. Yo aún considero que estamos en el mismo barco que esas bandas aunque puede que no tengamos el mismo nivel de éxito. Pero siento que Radiohead ya no suena en la radio. Al menos no en la que yo escucho. Estoy seguro que suenan en algún sitio, al igual que nosotros, pero es como el cantante de Pearl Jam. Sacó nuevo disco y no creo que la radio comercial esté pinchando sus nuevos discos.

Creo que estamos en el mismo grupo que estas bandas. Supongo que el éxito comercial es cuestión de modas. Siento que no puedes durar mucho si sigues las modas. Puedes intentar crear una o apostar por una existente y tener suerte. Pero ya sabes cómo la música dance va y viene, el rock va y viene, y va a depender de si tienes el timing correcto. Estoy seguro de que si estás en una banda de rock en un momento álgido de la electrónica, no importa lo bueno que seas porque quizás no tendrás éxito. Así que hay mucho de suerte.

Lo único que sentimos que de verdad podemos controlar es el hacer la música que nos divierte. También cuando tocamos en vivo intentamos hacer los conciertos tan intensos e interesantes como nos sea posible. Siento que cuando la gente viene a vernos, la próxima vez traerán a dos personas al concierto. Si fuera un modelo de negocio… ¿Me entiendes? Es es más o menos lo único con lo que podemos contar. Internet, la radio, la cultura pop o lo que sea, está fuera de nuestras manos.

Ha cambiado mucho en los últimos diez años. La manera en que las bandas se hacen famosas hoy en día es algo extraño, casi psicótico, donde estamos en plan “Esta es la banda que mola” y entonces todo el mundo de repente dice “Oh, me gusta la banda que mola”, ¿Sabes? Y es como si la gente no descubriera música de la misma manera y está cambiando y haciéndose diferente según pasa el tiempo. Es casi imposible seguir el ritmo. No puedes seguirlo, así que lo único que puedes hacer es aquello con lo que te sientas bien.

En este sentido, ¿cómo os lleváis con la tecnología?

Parece un juego confuso e imposible de resolver. Todos estamos en redes sociales, Twitter, Instagram, Facebook y toda esa mierda. Y también estamos consumiendo música justo como lo hacen ahora nuestros hijos. Ellos dicen “oh, he escuchado esta banda y todo esto en Spotify” “Oh ¡qué guay!” o lo que sea. Así es como la gente experimenta la música ahora, y la capacidad de atención colectiva del mundo es cada vez más corta. Pienso que es bueno en algunos aspectos, pero en otros realmente no lo es, porque estás perdiendo una cierta profundidad, quiero decir que estás perdiendo una cierta conexión con el mundo porque solo lo estás experimentando en el primer nivel o el segundo.

Hay demasiadas opciones así que nunca le hincas el diente a nada. Y salen cada vez más discos nuevos. Es difícil buscar tiempo para escucharlos porque hay como otros 7000 discos que puedes conseguir.

Creo que esa es la razón por la que se nos da bien tocar en directo, porque al final la gente se sienta ahí y te echa un buen vistazo durante una hora y media y entonces ya lo tienen. Pero si escuchan una canción o dos en Spotify dirán: “Bien, mola” o lo que sea. Hay tanta variedad en la música…

“La tecnología es un juego confuso y difícil de resolver”

De alguna manera tienes que arreglártelas para que la gente te escuche. 

La gente ya no escucha discos enteros. Escuchan digamos el Top 5 o las más populares de Spotify y luego dicen “¿Quién demonios son estos tipos?”

¿Consideráis que este puede ser el mejor momento de vuestra carrera o lo mejor está por llegar?

Creo que ambos. Cada vez que hacemos un disco suceden cosas extrañas y maravillosas. Personalmente creo que nos sentimos realmente bien con este disco. Lo pasamos muy bien haciéndolo y luego es como si… sabes, han sucedido muchas locuras. Tocamos con Roger Waters en el festival de Newport Folk. Hicimos un bolo en Red Rocks con todo vendido justo antes de venir para Europa, hemos hecho un concierto completo con streaming en vivo, que era la primera vez y fue bastante bien y además tocamos bastante bien también…

Así que nunca sabes lo que va a pasar. Esos son mis momentos favoritos porque suelen ser los más recientes también. Es como “¡Mierda! Nunca pensé que esto fuera nunca a suceder”

Si pudiera apostar diría que en 20 años miraremos a este disco y estaremos realmente orgullosos de él diciendo “Ese fue un muy, muy buen momento entre todos los buenos momentos”. Hemos tenido un montón de buenos momentos como banda, sabes, con muchos discos. Creo que estamos orgullosos de la mayoría de cosas que hemos hecho.

La verdad es que no hemos tocado en España mucho. Abrimos para Pearl Jam si mal no recuerdo… Hemos tocado un par de veces creo.

Sería genial poder veros en España en un concierto completo más que en un festival. 

Es cierto. La verdad es que preferimos tocar al menos 90 minutos. En los festivales no puedes excederte porque hay otra banda detrás esperando.

¿Qué os da la música que no os proporcione nada más?

Pienso que es como una conexión con algo más grande, un gran propósito. Es como una religión donde te sientes emocionalmente conectado a gente que siente de la misma manera que tú. Les gusta la misma música, el mismo tipo de patrones, los mismos ritmos que te gustan a ti, entonces cuando tocas para un grupo de gente a los que amas son como tu familia. La música supone salir de tu ego, sentirse conectado a una expresión más grande y estar conectado con otras personas.

“No paramos cuando tenemos un buen disco”

Se os ve felices. 

Nos encontramos más felices que nunca, quizáspor todo el trabajo duro y las luchas y lecciones que hemos tenido que aprender. ¿Sabes? el hecho de estar en una banda, todos los viajes y las relaciones estrechas que se crean ayudan a crecer y llegar a ser más feliz

A medida que la banda ha progresado la relación entre nosotros cinco nos ha hecho más fuertes y hemos superado muchas tormentas juntos. En este punto, continúa estrechando los lazos humanos entre nosotros. Mientras eso siga sucediendo, seremos felices.

¿Qué nos podéis adelantar del próximo disco?

Sorpresas. Espera algunas sorpresas. No planeamos nada, pero estamos haciendo muchas cosas en estos momentos.

Eso es bueno. Esperamos veros en España pronto. 

Tenemos todo el año prácticamente reservado. Es un problema de logística y horarios. Estas eran las únicas dos o tres semanas libres que podíamos salir fuera de EE. UU. pero espero que podamos ir el próximo verano o algo. ¿Hay algún festival realmente bueno que deba estar en nuestro radar?

Hay muchos. Primavera Sound, FIB, o BBK Live son algunos de los más conocidos en estos momentos. 

Sí creo que tocamos allí una vez a medianoche. Pero genial, lo tendremos en cuenta.

David Bernardo