Esperanza de fusión.

espp

La Riviera, Madrid
16/11/2015

Ese timbre inequívoco indica que el ascensor se va a detener. Una joven ascensorista ataviada con su clásico gorro rojo burdeos le indica que ha llegado a su planta. Puede bajarse aquí. O puede continuar con un espectáculo en el que las cuatro paredes del ascensor quedan delimitadas por telones y algunos cientos de ojos que miran ensimismados. La opción es clara.

La ascensorista no es otra que Esperanza Spalding. De pie junto a su piano, la autora norteamericana interpreta uno de los muchos temas nuevos que componen su último proyecto: Emily’s D+ Evolution. El espectáculo, como ella ha comentado, indaga en las intenciones creativas que tenía desde niña, mientras logra una explosiva fusión de jazz, soul, música brasileña o cabaret.

La sorpresa de sus seguidores resulta evidente. La puesta en escena de sus conciertos siempre ha destacado por su originalidad, pero su último desafío se lleva la palma. Cuatro años después de ganar el Grammy al Mejor Nuevo Artista, su talento busca experiencias nuevas que desafíen lo hecho hasta ahora.

El Emily’s D+Evolution es un espectáculo que cuenta con una banda exquisita, con Spalding al bajo, Matt Stevens a la guitarra, Justin Tyson a la batería, y Emely Elbert y Matt Stevens en los coros, colaborando también en varias ocasiones con guitarra y sintetizadores respectivamente. Los temas que interpretan no han sido lanzados oficialmente, por lo que la inmensa mayoría del público no sabe lo que se va a encontrar esta noche. Este hecho explicaría la frialdad de la audiencia en  los primeros compases del concierto. Un concierto que no olvidemos era uno de los principales actos del Festival Internacional de Jazz de Madrid.

Spalding se ha propuesto armar un espectáculo propiamente dicho. No hay un solo elemento a la improvisación: desde el vestuario freak, coronas de flores o extravagantes gafas de colegiala, a pequeñas representaciones que involucran a toda su banda. Así, podemos escuchar como repican las campanas en “Good Lava”, verlos danzar cual zombies o recibir sus graduaciones al clásico ritmo de la marcha “Pompa y circunstancia” de Edward Elgar. La conexión con la banda es especialmente dinámica, interactuando con sus solistas en una interpretación dramática al ritmo que marca “Funk The Fear”, y terminando con una imponente jam session junto a su guitarrista.

La voz de Esperanza es un instrumento más que brilla en todo su esplendor. Recuerda los registros de Alicia Keys o Anna Calvi, si bien se mueve perfectamente sin importar el cariz que pueda tomar la canción. Y son de lo más variado. “Ebony and Ivy” empieza con la banda recitando a modo casi de rap, mientras en “Elevator Operator” se retuerce al piano mientras la canción hace amagos de resquebrajarse en cualquier momento. La noche deja pasajes que cambian constantemente del salón de jazz, al club de funk o al eclecticismo del world music, pero Esperanza tiene incluso tiempo para interpretar una versión de Willy Wonka y la Fábrica de Chocolate.

La sensación de estar ante una interpretación vanguardista y novedosa es absolutamente constante. El personaje que ha creado para este proyecto excede las expectativas que se pueden crear de un concierto de jazz propiamente dicho. Puede que sea esta la razón por la que algunos abandonaran la sala ante de tiempo. Pero con todo estamos ante una artista inconformista que deja la sensación de no estar más que empezando. Se agradecen de hecho las explicaciones que ofrece en algunos de los temas y que arrojan algo de luz a una faceta extramusical que creíamos inexistente.

Para terminar la noche, nos explica su visión del amor para interpretar una emocionante “Unconditional Love”, donde lleva su voz al más difícil todavía, recordando al mismísimo Prince en lo que podría ser un buen nuevo single. Con esto termina con los escépticos que podían quedar en la sala, que a buen seguro terminaron suspirando por hincar el diente a su nuevo disco.

La apuesta por este Emily’s D+ Evolution es sin duda arriesgada. Pero al final el carisma y el talento de la cantante prevalecen y convencen a un público que se marcha gratamente sorprendido. Su fuente de ideas parece inagotable y seguramente sea solo cuestión de tiempo que su figura salte a los circuitos más populares de la música en todo el planeta.

 

Anuncios

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s