Archivo de la categoría: funk

Tash Sultana, de la calle al cielo.

Tash1

El talento quema. Es una capacidad efervescente que necesita salir y mostrarse. Por eso conviene reivindicarlo cuando los escaparates se llenan de ídolos de plástico. Brindarle un hueco analógico en nuestras ajetreadas cabezas digitales.

Todos hemos visto videos de criaturas que apenas alcanzan el metro de estatura emular a Yngwie Malmsteen sin despeinarse. Especialmente asiáticos. Puro talento, efectivamente. Pero llegar es otra cosa. Llegar supone también mezclar generosas dosis de trabajo y alguna de puro azar. Y la artista de quien hoy hablamos lo sabe bien.

Sigue leyendo

Anuncios

“Nos gustaría que nuestra música llegue al fondo de alguien para quedarse”. Entrevista con Morgan

morgan

La música es una celebración que hay que saber disfrutar. Por eso cuando surgen proyectos que brillan con la intensidad con la que lo hace Morgan, no conviene dejarlos pasar.

La formación madrileña acaba de editar “North”, un primer disco con un resultado impecable que les convierte en una de las revelaciones más dulces del año. En este trabajo encontramos una comunión perfecta de soul, funk, pop o góspel, géneros que conviven en armonía y que vibran al son de la voz privilegiada de Carolina de Juan (Nina), a quien escuchamos en el último disco de Quique González, sin ir más lejos. Junto a ella, encontramos la voz y las guitarras de Paco López, el bajo de Alejandro Ovejero, la batería de Ekain Elorza y los teclados de David Schulthess. Sigue leyendo

¿Dónde estaba usted en 2015?

Music people festival dancing

65 horas de música, 1000 canciones, una lista.

A veces es fácil perderse en el enjambre de artistas emergentes que emergen año tras año. ¿Era mejor la música de antes? Puede ser cuestión de gustos, pero lo cierto es que cada vez tenemos acceso a más música y hay más posibilidades de encontrar gente joven y no tan joven (fuera tópicos) haciendo música interesante. Sigue leyendo

Esperanza de fusión.

espp

La Riviera, Madrid
16/11/2015

Ese timbre inequívoco indica que el ascensor se va a detener. Una joven ascensorista ataviada con su clásico gorro rojo burdeos le indica que ha llegado a su planta. Puede bajarse aquí. O puede continuar con un espectáculo en el que las cuatro paredes del ascensor quedan delimitadas por telones y algunos cientos de ojos que miran ensimismados. La opción es clara.

La ascensorista no es otra que Esperanza Spalding. De pie junto a su piano, la autora norteamericana interpreta uno de los muchos temas nuevos que componen su último proyecto: Emily’s D+ Evolution. El espectáculo, como ella ha comentado, indaga en las intenciones creativas que tenía desde niña, mientras logra una explosiva fusión de jazz, soul, música brasileña o cabaret.

Sigue leyendo

Los mejores videoclips de 2014.

SIA Chandelier video

A las puertas del 2015, y con el anuncio en Web Summit de la presencia de Vevo en la realidad virtual que supondrá el desembarco de Oculus el próximo año, no es de extrañar que se cuiden cada vez más los detalles de los videos musicales de los artistas.

Sigue leyendo

Lo mejor de 2014

St. Vincent picture
Cada año se hace más difícil concretar cuales han sido nuestros discos favoritos. Se hace cada vez más y más música a pesar de las innumerables crisis del sector. Y el talento cada año parece crecer en pos de la creatividad y la búsqueda de ese elemento diferenciador que haga al artista sobresalir del resto.

Se nos quedan fuera montones de grandes artistas, muchos de ellos emergentes, que pueden disfrutar en la lista de singles y en las entradas que vamos publicando con más o menos frecuencia.

Estos han sido los 40 discos favoritos de ROCKAST de 2014. Y aquí la lista completa vía Spotify.

Sigue leyendo

Best New Music 2014

Deers

20 horas de música y más de 300 canciones con los mejores artistas emergentes de 2014, junto a la mejor nueva música que se está haciendo en la actualidad.

Todo al alcance de un click. Que no se lo cuenten.

@rockasting

 

Peter Broderick – Teatro del Arte, Madrid.

peter_broderick_host

Teatro del Arte, Madrid
Son Estrella Galicia
13/10/2014

Si es cierto aquello de que la primera impresión es la que cuenta, sin duda la que nos ha dejado esta noche el músico de Portland ha sido ciertamente inmejorable. Peter Broderick es un multi-instrumentista curtido en muchas batallas, que por primera vez se presenta en directo con banda completa en nuestro país. Podría ser un decir cuando él mismo es una banda andante, imitando incluso la trompeta con la boca en alguna ocasión. Pero viene bien acompañado con tres músicos con los que ha grabado su último disco, el EP “(Colours Of The Night) Satellite” (Bella Union, 2014). Especial mención para su percusionista, el cual lleva una colección de artilugios considerable, que le sirve para llevar firme el timón en muchos de los temas. La banda le aporta peso en muchas canciones, especialmente aquellas que empiezan en clave de folk y terminan en jam session de distintos estilos. Un acierto que esperemos sea un proyecto a largo plazo.

La sueca-japonesa Sumie ha sido la encargada de telonear a Broderick, interpretando sus delicados temas, que se bastan con su guitarra acústica y su voz como instrumento adicional. Broderick, que interpreta los dos últimos temas de Sumie, aparece como por arte de magia en el escenario para cantar a capella “Sideline, mientras anima a los últimos rezagados a tomar sus asientos, antes de sentarse él mismo a finalizar el tema en un piano situado en una esquina de la sala. El Teatro del Arte proporciona una intimidad que le viene como anillo al dedo a la música de Broderick. La sala resulta muy familiar, con un silencio casi sepulcral. Apenas tiene capacidad para unas 100-150 personas, que se disponen alrededor de un funcional escenario situado a ras de suelo.

El concierto deja latente la extremada versatilidad del músico, mezclando géneros que van desde el folk, al funk o el soul, pasando por el jazz, el blues, música hablada, bases de hip-hop, momentos para la psicodelia e incluso algo de post-rock. Si alguien pregunta por innovación que llame por esta puerta. Hay momentos para cantar con el público, como en la interpretación de su ultimo single, “Colours Of The Night”, o dejando a un lado los micrófonos para aprovechar la buena acústica de la sala, como es el caso de “With The Notes In My Ears” o “Below”, con todos los músicos en primera fila en pie haciendo coros a Broderick y su guitarra acústica. Su música tira de raíces americanas clásicas, pero sin apego alguno por mezclar para conseguir un abanico musical realmente único.

Aprovecha para presentar temas de su último EP pero también para deleitarnos con alguna versión personalísima, como el “Get On With Your Life” de Stina Nordenstam, u otra canción de la americana Shelley Short, con Sumie a las voces devolviéndole el favor inicial. El cantante incluso acepta bises y se anima con el primer tema que le lanzan desde la primera fila, “Hello To Nils” incluido en el álbum “How They Are” de 2007.

Peter Broderick en Madrid

Quizás Broderick no tenga el reconocimiento que se merece. Y seguramente el boca a oreja pueda ser uno de sus grandes aliados, pero apuesto a que cada persona que tiene oportunidad de verlo no duda en repetir y atraer más fieles. Su interpretación, o performance, que parece que la primera se queda corta, es muy original, es atrevida e innovadora. Su música está muy lejos de ser comercial, con un tímido intento quizá en este último EP, pero lo que transmite con todo su talento, su naturalidad innata y la imagen que deja tras un espectáculo en directo no son muy comunes.

Esperemos que el lleno que ha habido esta noche sirva para poder ver en más ocasiones a un músico excepcional con apego a salirse de las normas convencionales.

El futuro de SXSW

IMG_1009

Las alarmas no han tardado en saltar. Tras un reporte de la agencia Populous, que cuenta entre sus clientes con la Fifa, la Super Bowl o el Comité Olímpico Internacional, todos el entorno que rodea el legendario festival hace un análisis de los problemas más llamativos del festival.

El reporte viene a raíz del horrible siniestro del pasado año, cuando un individuo atropelló mortalmente a dos personas y dejó 24 heridos. La organización del festival, que siempre se ha tomado muy en serio el feedback que recibe de artistas, asistentes y lugareños, ha decidido replantearse su modus operandi antes de que sea demasiado tarde. Para ello,  ha encargado  a una prestigiosa agencia que contemple todas las variables presentes y futuras para la viabilidad del macro evento más importante de Austin.

Esto es lo que sugiere Populous y que está empezando a levantar ampollas:

“Si SXSW no puede mantener el éxito y el crecimiento en el futuro, como cualquier negocio, eventualmente tendrán que tomar decisiones acerca de si pueden o no seguir existiendo en su formato y ubicación actual. Es muy posible que SXSW no tenga otra opción que trasladar los conceptos de oferta su evento a otras ciudades para sostener su modelo de negocio. Esto sería un asunto muy serio para todas las partes teniendo en cuenta el significativo impacto financiero significativo y el retorno que SXSW ofrece a la comunidad, así como la contribución a la marca y el Valor de la Ciudad (PR)”

Aunque los mismos fundadores, de la voz de Roland Swenson han afirmado que no contemplan el traslado de SXSW fuera de Austin, la reflexión en torno al tema cobra mucho sentido.
El plan de seguridad incluye cacheos en las entradas de 6th Street, y otorgar a la organización un mayor control sobre las zonas comunes de la ciudad y los actos no oficiales. También contempla la creación de una denominada  “Zona Limpia” que si bien no se ha especificado en que consistiría con exactitud, sería parecido a lo que acontece en eventos como la Super Bowl, quedando bloqueados todos los actos ajenos a la organización de SXSW en un amplio radio de acción. En términos cuantitativos, imaginen la desaparición de los míticos eventos de Hype Hotel, Fader o la práctica totalidad de los eventos de Rainey Street.

El informe, objetivo aparentemente, apuesta por mantener la “equidad de los esponsors”, viendo injusto que algunas marcas paguen cantidades astronómicas por patrocinar grandes eventos, veáse Doritos con Lady Gaga, por ejemplo, mientras otras puedan obtener buenos ingresos patrocinando pequeños eventos en establecimientos de menor capacidad, véase Spotify House, o Dr Martens en el Bar 96 de la mencionada Rainey Street.

La pelota está en el tejado de la propia organización. Empeñada históricamente en hacer un festival lo más organizado posible, escuchando a todas las partes y haciendo crítica constructiva de cada edición, ha llegado el momento en que deben decidir si restringen los eventos no oficiales, con el beneplácito de los mandatarios de la ciudad, o si consideran alejarse a una zona cerrada y acotada al estilo clásico de cualquier festival. En el primer caso, dar portazo a los actos no oficiales supondría mermar drásticamente el espíritu de SXSW. Pero en el segundo caso también, ya que SXSW es la calle, sus gentes, el bullicio y el hecho de que cada rincón de la ciudad tenga una banda tocando a cualquier hora del día y de la noche.

El corporativismo que mece la cuna de SXSW parece estar moviendo sus hilos para no encontrarse con competencia desleal. Por el momento las advertencias y sugerencias vienen en forma de distinguidos reportes, pero ya se ha abierto el debate en Texas y los cambios pueden tener consecuencias ya en la próxima edición.

SXSW se pregunta qué quiere ser viendo en que se ha convertido. Difícil lograr un consenso que deje satisfecho a todas las partes.
La historia dará que hablar.

David Bernardo

 

El desembarco de Jungle

Jungle Picture

Se saben la sensación del año desde el año pasado y se dejan querer. Una de las bandas que más nos impresionaron del SXSW fueron los británicos Jungle. En Reino Unido son la banda de la que más se habla desde hace unos meses, por eso cuidan con mimo cada nuevo tema y con extrema cautela el lanzamiento de su esperado debut. Desde un principio se instalaron en la comodidad del anonimato, para ir lanzando temas y videoclips virales con cuentagotas. Una táctica que empieza a ser habitual en lanzamientos de nuevas bandas (MS MR, Rhye) respaldadas por importantes discográficas. Una estrategia quizás arriesgada. Desconocemos si su eficiencia puede realmente marcar la diferencia, pero lo cierto es que su expectación prolongada llama peligrosamente a las puertas de la indiferencia.

Su discográfica es XL Recordings, la misma que Jack White, Radiohead o Adele. Después de todo el paripé con los videoclips, estupendos por otra parte, la banda se ha presentado por los escenarios más importantes adelantando parte de lo que será su primer LP. Así no han tardado en marcar territorio en EEUU con una estupenda actuación en el programa de Kimmel. Pero en los directos tampoco dan su brazo a torcer. La oscuridad, el humo, y los focos siempre por la espalda de los músicos, apenas dejan entrever las caras de los protagonistas. En directo pudimos ver hasta 7 músicos sobre el escenario, pero las cabezas pensantes de Jungle están en la dupla de J y T. Pero eso es, letras. Solo letras de momento. ¿Acaso no se mueren de ganas de descubrir su significado? La J es de Josh. De nada.

Jungle band pictures

Su música oscila entre el groove, el funk y la electrónica neo-soul. Buenrollista a todas luces y pegadiza como pocas. Su inminente debut contendrá singles ya conocidos, como ese compulsivo “The Heat” con sus beats y sirenas de fondo, la épica deslumbrante de “Busy Earning”, o un misterioso “Platoon”, con logrados guiños dub-step y voces super pulidas. También contiene otro adelanto llamado “Time”, que se han apresurado a airear hace unos días en el programa por excelencia para este tipo de presentaciones: el show de Zane Lowe de la BBC1.

Electrónica de salón y música elegante cuyo debut oficial se espera con impaciencia. Una banda a tener muy en cuenta con toda seguridad este 2014.