Web Summit – Día 3

Music Stage

En el tercer y último día de Web Summit estaban concentradas las conferencias con algunos representantes del sector de la industria musical. En una carpa especial preparada para la ocasión y que se asemejaba a un circo de siglos pasados, empezaron a desfilar diferentes representantes con temas variados y opiniones más que interesantes.

El primero en hacer acto de aparición fuere Roland Lamb, CEO de Roli, una empresa que ha creado un instrumento nuevo, llamado Seaboard. El Seaboard en cuestión tiene apariencia de piano, y sus teclas son curvas, produciendo diferentes sonidos dependiendo la manera en que se presionen las notas. Combina técnicas de guitarra y piano y puede sonar también acústico, produciendo una innovadora amalgama de sonidos. De momento han vendido todas las existencias y las demostraciones que nos hicieron sonaban realmente bien.

A continuación tuvimos la oportunidad de escuchar a Willard Ahdritz, CEO de Kobalt, la compañía de servicios musicales independiente número uno del mundo. Una compañía que se presenta como una alternativa al modelo de marca tradicional, ofrece a artistas independientes y discográficas lanzar ay comercializar discos manteniendo los derechos de sus canciones. La misma con la que Prince ha creado una alianza para distribuir su música globalmente, preservando siempre el nivel de flexibilidad que el artista requería.

Ahdritz afirmó que “La industria de la música necesita ser una industria de la tecnología hoy en día”. Comentó también que se consigue ya más dinero de Spotify que de iTunes. “Existe miedo en los artistas. Veo crecimiento y veo muchas oportunidades. Las personas quieren disfrutar con la música. Al 85% de la población le gusta consumir música. Históricamente no hemos sido conscientes de cómo se pagaba exactamente en la industria musical. Ahora creamos confianza y transparencia. Ese fue el objetivo de Kobalt desde 2001. Cada día lanzamos todo nuestro catálogo de 400.000 canciones a través de YouTube. Hemos alcanzado 400 millones de personas”. Y también se animó a lapidar una industria pendiente casi de un hilo: “La industria del CD está ya terminada. Es parte del pasado” A la vez que afirmaba que “es esencial pagar a los artistas una cantidad justa por lo que hacen.Necesitamos salvar a la industria musical de si misma”

Alex White, jefe de Next Big Sound, nos explicó como funciona su plataforma. Básicamente lo que hace es rastrear la música online de todo el undo para saber qué es lo que siguiente que va a ser popular. Rastrean cada “Like”, cada comentario y cada reproducción de cada tema en muchas plataformas para ayudar a sus clientes, potencialmente empresas del negocio musical. Así nos explicó con ilustrativos ejemplos como Next Big Sound predijo el éxito de Iggy Azalea entre 6 y 12 meses antes de su lanzamiento.

También tuvimos la oportunidad de ver un coloquio con Derrick Fung, de Tunezy, que se encarga de vender experiencias extra-musicales. “Una manera interesante de hacer dinero, es vender tickets para el backstage. Nuestros artistas hacen entre 1000 y 2000$ por tener a 10/20 personas en las pruebas de sonido o el backstage. Los artistas deben de repensar el modelo. A los jóvenes les encantan las experiencias, La música en directo. Algo que pueda recordar. Pero hacer que la gente se emocione es más difícil que nunca.”. 
Justin Cooke, que también participó en el coloquio, de Tune Pics, una app que pone música a tus fotos o fotos a tu música, afirmaba “Si haces algo brillante, la gente lo encontrará.”

Jimmy Chamberlin, CEO de LiveOne Inc y ex Smashing Pumpkins.

Jimmy Chamberlin, CEO de LiveOne Inc y ex Smashing Pumpkins.

Una de las charlas más esperadas era la de Jimmy Chamberlin, antiguo batería de Smashing Pumpkins y ahora CEO de LiveOne Inc, plataforma que se dedica al streaming de eventos sobre todo en EEUU. Chamberlin recordó como Billy Corgan y él analizaban cada concierto en busca de detalles que pudieran ayudarles en el negocio de la banda. “Tenemos que intentar trasladar la vivencia de la experiencia en vivo a los hogares de los usuarios”. 

No podía faltar Spotify en el evento, y fue a través de Paul Lamere, que introdujo la charla titulada “Tengo 30 millones de canciones en mi bolsillo. ¿Y ahora qué? Lamere intentó dar respuesta a esta pregunta pero los rodeos no condujeron a una respuesta concreta. Explicó mediante ejemplos cómo encontrar el momento dramático en las canciones y como se puede adaptar la música y cambiarla añadiendo diferentes instrumentos a cada tema. Así, puso ilustrativos ejemplos añadiendo swing al Sweet Child Of Mine de Guns n Roses, o viendo el como funcionaba la utilización de beats repetitivos en éxitos de artistas como Charlie XCX.

La industria del videoclip

Por la tarde el turno fue para la industria del videoclip. Representantes de MTV, Ciaran Bollard de MUZU, Kevin Godley de Whole World Band, Steve Averill de AMP Visual (ambos directores de videclips) y Chris Kaskie, Presidente de Pitchfork, debatieron sobre el rol de los videoclips en la actualidad. “El video musical está llegando a ser una herramienta masiva para crear grandes artistas. La industria del video musical conlleva ya el 10% de la industria del mercado. El uso de canales digitales ahora mismo es esencial. Hemos trabajado mucho para que los vídeos pasen de la TV a los dispositivos móviles. Siempre buscamos medios para que cada vez más gente puede entrar en esta gran tienda.” Confirmaba el representante de MTV.  “El concepto del video musical ha cambiado mucho en los últimos años. Es un punto esencial para un artista el lanzamiento de un vídeo en estos momentos.”

“Recuerdo hacer un video bastante penoso pero que gustó a millones de personas. Puede influenciar a las personas incluso versiones de los mismos videos. Siempre hay grandes audiencias, y se está convirtiendo en una industria pujante con muchos millones de dólares” afirmaba Kevin Godley. “La creatividad en los videoclips puede ser usada para llamar la atención. Eso lo sabe hacer muy bien Girl Talk”.

Ciaran Bollard iba más allá haciendo hincapié en cómo pueden los videoclips ir de la mano de la industria: “Algunas ideas conseguirán llamar la atención, pero otras no. Nadie quiere escuchar mala música ni ver malos videos. Vevo ha anunciado que estará en Oculus”. 

Otra de las conversaciones más interesantes tuvo lugar con Jeff Jampol, Manager de los Doors o Adele, quien considera que “el streaming es el futuro, le guste a la gente o no. Necesitamos guiar a la gente a nueva música, no solo mostrarles lo que ya conocen.” Para Jampol, el negocio consiste en la gente haciendo las cosas sencillas, aunque también reconoce que “a veces necesitas romper las reglas para hacer que las cosas buenas sucedan”.

Bono en la conferencia final. 

Web Summit 2014

Para finalizar los 3 días de Web Summit, destacaba la aparición de Bono de U2 en el escenario principal, que destacó algo que ya habían comentado días atrás en el Summit. “La transparencia tiene que ser un hecho para el éxito de este nuevo modelo. El enemigo real, la verdadera lucha está entre la opacidad y la transparencia. El negocio musical, históricamente ha estado relacionado con un engaño bastante considerable, pero sí podemos cambiar eso y la gente puede ver realmente cuantas reproducciones se han tenido, dónde se han producido, tener acceso directo a información sobre gente que les está escuchando, y conseguir ser pagado por domiciliación bancaria, entonces creo que esos micro-pagos pueden añadir algo de valor”. 

También opinó de los servicios de streaming, en concreto con Spotify. “La gente se meten con Spotify. Spotify regala el 70 por ciento de sus ingresos a los titulares de derechos Es sólo que la gente no sabe dónde está el dinero porque las compañías discográficas no están siendo transparentes” Bono también llegó a pedir modelos más justos de distribución. “Creo que cuando esto pase, el negocio de la música será una marea capaz de golpear todos los barcos”.  

V

Tuvo un momento para animar a los músicos sobre el tema, y les animó a no subestimar su valor en la economía de la nueva música. “Historicamente los músicos eran trovadores, viajaban de ciudad en ciudad, y cantaban y tocaban durante la cena del señor de la casa. No me gusta eso. Prefiero que los músicos son sus propias marcas, y prefiero cuando estamos a cargo de nuestro propio destino. Creo que una de las cosas que me ponen nervioso del momento presente es que estamos retrocediendo ligeramente y los músicos están perdiendo el poder que tenían. No tenemos porqué tocar para el señor de la casa. El señor de la casa tiene que venir y vernos y pagar como todos los demás”. 

También tuvo la ocasión de hablar de la polémica manera que tuvieron de lanzar su nuevo disco: “Tim Cook nos dijo, “¿De verdad vais a regalar vuestra música? A lo que contesté: ¡No! No vamos a regalarla. Vosotros nos la vais a comprar, y sois vosotros quienes vais a regalarla.” Por ironía que no quede. “Es una de las cosas de las que más orgullosos estamos. Siempre quisimos que nuestra música fuera escuchada, y la idea que podíamos haber estado trabajando durante años y años en lo que pensamos que son las canciones más personales que hemos escrito nunca, y pensar que quizás nunca iban a ser escuchadas era aterrador. Así que estamos encantados de que nos dieran la oportunidad de presentarnos a personas que no eran fans de escuchar música rock, o las personas que escuchan desde Bhangra en India o donde sea, en todo el mundo”. 

“Hay dos cosas que sacamos de esto. 100 millones de personas lo vieron y escucharon dos o tres canciones. Y 30 millones de personas escucharon todo el álbum. Así que con Songs Of Innocence hicimos en tres semanas lo que nos llevó 30 años con The Joshua Tree“.

Y no obvió el descontento que produjo la imposición de su disco para muchos: “Conseguimso que mucha gente que no estaba interesada en U2 se volvieran locos contra nosotros. Pero yo a eso lo llamaría una mejora de la relación” Dijo en tono sarcástico el mediático cantante ante la risa y aplausos de la audiencia. “Y nos pagaron. Nadie valora tanto la música como yo o los miembros de U2. la música es un sacramento para nosotros. Creo que los artistas deberían ser pagadaos bastante más de lo que se les paga, pero la mejor manera de cumplir con tus canciones es conseguir que sean escuchadas. A mi ya me pagan demasiado. Yo soy un consentido podrido, una estrella de rock sobrevaluada y sobrealimentada. Una de las razones por las que no he sido un portavoz para los músicos (pagados injustamente) es porque se que no soy la persona adecuada para esto. Pero si tuviera que empezar una banda ahora, con 17 o 18, estaría muy emocionado”.

Después de tres días, 22.000 visitantes, más de 600 conferenciantes, 700 inversores, 1300 periodistas y 82.000 cafés después, el Web Summit cerraba su edición más exitosa. Tienen una ardua tarea por delante para el año que viene, ya que las previsiones de crecimiento son altas y las críticas de los participantes empezaban a girar en torno a las dificultades de la masificación del evento.

David Bernardo @rockasting

Anuncios

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s