La elegancia de The National.

En ocasiones hay música, bandas, que como las personas, consiguen captar nuestra atención con algo fuera de lo común. Por lo menos fuera de lo que normalmente nos hubiera hecho girar la cabeza. Ésta reflexión viene al cuento de The National. Cuento en el que musitan historias muy reales, con letras tan válidas en nuestra molesta sociedad que merecen un momento de atención. Ésta banda, aunque pueda ser catalogada de AOR (Adult-Oriented Rock), es una válvula de escape para los pesimistas que sólo ven pasar indie de usar y tirar.

El quinteto de Cincinnati y porsupuesto afincado en Brooklyn, hace música personal.  Con distinción y paciencia. Música para pensar, para conducir, para aderezar con lluvia, para depurarse o simplemente para cambiar de ritmo. The National son un grupo con una calidad terrible,  que con la idiosincrasia que circula en la actualidad bien podrían haber lanzado el disco de Coldplay. Cosa que les sería bien justificada ya que después de 4 discos y los 2 últimos ya con muy buenas vibraciones a todos los niveles, no hubiera sido tildado de astuta mala praxis ocasional. Sin embargo, y volviendo al principio y a quien te hace darte la vuelta, The National han decidido dar un golpe encima de la mesa y hacer un disco muy muy suyo. Tenían permiso despues de Boxer (2007). High Violet, que sale a la venta hoy día 11 de Mayo, es más oscuro y fatalista incluso que los anteriores, con temas que tienen menos estrella y son más pausados que algunos de los singles que nos tenían acostumbrados como Fake Empire, Abel o Mistaken For Strangers. Pero no menos válidos.

El álbum en custión da comienzo con un tema progresivo, marca de la casa llamado Terrible Love, que gana muchos enteros en directo. Con la escucha del álbum comprobamos que el disco entero está impregnado de cuestiones existenciales, de pesimismo, de realismo, de descensos donde el protagonista llega incluso a jugar con su paranoia, y buscar las drogas que lo calmen, como sucede en Afraid Of Everyone, uno de los mejores temas y que cuenta con Sufjan Stevens en los coros (“with my kid on my shoulders I try not to hurt anybody I like”). En otros temas como Anyone’s Ghost por ejemplo nos canta su mal de amores. Pero en Little Faith, ya nos habla de sueños rotos, de un protagonista impasible que no reaccion ante nada, y que nada parece importarle.  Piensa desde una esquina de la mente una seria locura que confunde la realidad y el sueño.

“The storm will suck the pretty girls into the sky”

Bloodbuzz Ohio, primer single, habla de un tipo normal y del mar de dudas que le asalta y que le lleva a tomar decisiones a la ligera. No creemos que sea fácil escribir como hacen éstos tipos, saliéndose de los estándares indies (I still owe money to the money to the money I owe…)

Lemonworld es un gran tema,  desconozco si las letras se basan en algo personal, pero el personaje principal de cada tema tiene algo en común, su necesidad vital de huir de donde está atrapado, en éste caso NY o cualquier metropoli mundial y su everyday basis. A todo éste estancamiento no le puede faltar su dosis de trastorno. No ve diferencias en nada su alrededor y nada a lo que aferrarse. (Lay me on the table, put flowers in my mouth and we can say that we invented a summer lovin’ torture party) . El disco destila pesimismo, derivado de la falta de suerte del sujeto, de las ganas de luchar que no encuentra y de su rendición ante su alrededor. El protagonista encuentra su espacio vital en la soledad donde se ve inmerso, y en donde llega un momento en que se encuentra cómodo, a pesar de que, juegue con sus propias contradicciones, como en Runaway (“What makes you think I’m enjoying being led to the flood?“)

Pero es al final del disco donde encontramos el equilibrio perfecto entre el baritono de Matt Berninger, el golpeo inconfundible de Bryan Devendorf, y los instrumentos de cuerda en la fantástica Conversation 16. El piano de England y su intensidad y progresión, y la bella Vanderlyle Crybaby Geeks, con unos ecos otrora genuinos, en el mejor hacer de INXS, nos dejan un sabor de boca inmejorable, y una obligación de descubrir todos los detalles que se nos escapan en primeras escuchas.

No van a llegar al mainstream, sería un detalle que llegaran a tocar en España, pero con High Violet han completado una trilogía realmente buena. Con diferentes enfoques pero con notables altos en cada uno de los discos.


Anuncios

3 Respuestas a “La elegancia de The National.

  1. Muy buena reseña. Fantástico grupo, y muy recomendable!

    Me gusta

  2. Pingback: Lo mejor de 2010 en Rockast | Rockast

  3. Pingback: Lo mejor de 2010. | Rockast

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s