Archivo mensual: junio 2010

Una noche con las chicas del Rock.

Como habíamos previsto el concierto de Cocktail Slippers de anoche en la mítica Sala Sol nos dejo una muy buena sensación en el cuerpo y muchos matices a analizar. Más de un año esperando la visita de las rockeras noruegas y el concierto no defraudó, pero hubo algo que sí.

No vamos a decir el público que lo pasó en grande pero si la falta de público. No debería ser algo a destacar que en la sala estuvieramos literalmente entre amigos, ya que no más de 50 personas asistían de primeras al concierto. Obviamente que no son el caramelo más dulce del mainstream, pero sinceramente no se merecían una sala tan desangelada. El problema es harto complicado. Y es triste. Podriamos estar valorando durante horas pero cuando una buena banda de rock, se presenta un jueves, que no un lunes, (que tampoco seria excusa) a ofrecer su maldito arte, y se le corresponde así, es sencillamente desilusionante. Porque el hecho de que 6 chicas currantes, de las que solamente una vive profesionalmente de la música, consigan sonar y girar por las orejas de tantos países,  es digno de encomiar. Y así  se lo comentamos a ellas, hats off.

El propio grupo vendía su merchandising y regalaba sonrisas y fotos a todo el que se acercaba, hasta 5 segundos antes de subir al escenario. Una modestia y una vitalidad en el escenario que se agradece. Un comienzo con Let’s Spend the Night Together de los Stones que nos puso en salsa de lo que ibamos a ver. Después van desgranando el St Valentine’s Massacre Day e hilvanando con temas del anterior álbum Mastermind e incluso de su primer álbum, tan dificil de encontrar y ayer vendible entre su merchandising, cuando contaban solamente con 4 miembros.

No faltaron la mítica St Valentine’s Massacre Day, You Do Run, In The City o Crush. La interactuación de Mod Blaze con el público fue constante, cantando entre la gente y repartiendo coqueteos en todo momento. Ataviadas algunas con gorros marineros y vestidos de impacto deleitaron a un público que vino con ganas de pasarlo bien y dejar a un lado el ridículo estrés de la ciudad.

Ésta noche tocan en Gijón poco antes de participar en Hyde Park en el festval Hard Rock Calling, junto a McCartney, Costello o Pearl Jam.

Toda la suerte del mundo para éstas dulces noruegas de Oslo que nos conquistaron con su calidad, humanidad y buen hacer la pasada noche. Esperemos que la próxima visita no sea un concierto familiar. Se rumorea un pequeño festival comandado por Little Steven y sus secuaces proximamente, donde posiblemente estén ellas, que nos aseguraron no tener  ninguna noticia al respecto, y otros mastodontes garajeros del auténtico programa de Stevie.

Salud.

La chispa de The Ruby Suns.

Anoche pudimos asistir en Madrid a un fenomenal concierto de los desconocidos kiwis The Ruby Suns. Un concierto que a menos que se haya tenido la oportunidad de verlos anteriormente imagino que dejó a todo el mundo bastante impresionado. La razón es simple, el directo de éstos chavales, es muy superior a lo que escuchamos en sus discos. La originalidad de su sonido y el desparpajo con el que se desenvuelven se contagian inmediatamente; desde el primer tema hicieron bailar al personal, algo bastante curioso en una Casa Encendida donde no se vende alcohol. Ni nada bebible de hecho.

Venían con ganas a presentar su último LP llamado Fight Softly, donde se oyen sonidos calipso, con psicodelia, música eletrónica y beats molones que te mueven el cuerpo sin querer. Aunque como hemos comentado, habiendo visto el directo lo cierto es que el disco deja un poco que desear, sonando el directo mucho más incisivo,  con versiones más largas y acentuadas. El bueno de Ryan Mcphun a los mandos de sus sintetizadores y samplers y golpeando los pads con ganas nos lleva a un ambiente casi de trance con un muy buen feeling durante la hora y media del show. Efectivamente vienen con muchas pistas pregrabadas pero no quita para que el espectáculo sea vibrante, que sería mayúsculo de contar con los convenientes músicos.

Tienen un puñado de grandes temas, los cuales sonaron todos a excepción de There Are Birds de su segundo álbum Sea Lion, como Cranberry, Tane Mahuta recordando sus orígenes de Nueva Zelanda, Oh Mojave, «a very spanish song» que reconvirtieron y sonó con más fuerza que nunca,Cinco, Mingus And Pike, Dusty Fruit, o una muy acertada versión del Running Up That Hill de Kate Bush.

Las comparaciones con Animal Collective son obvias, sobre todo después del giro que han dado en el último disco, aunque The Ruby Suns parecen ser en éste caso unos Animal Collective ordenados, sabiendo lo que quieren ofrecer y dándoselo a las claras al personal, sin muchos rodeos.  También tienen pizcas de los Beach Boys más clásicos o incluso Depeche Mode, como pudimos comprobar en su directo de anoche.

Ojalá sigan creciendo y podamos ver a ésta banda en todo su esplendor en algún momento. Parece que la moda de la música va por éstos caminos. Una lástima y un aviso que no llenen un pequeño recinto con entradas subvencionadas a 3 euros.

Salud.

D.