Archivo mensual: abril 2014

Samuel vuelta alto.

Future Islands

La aparición de Future Islands en el programa de Letterman, en lo que supondría el debut en TV nacional de la banda, además de convertirse rápidamente en una mina de memes en la red, ha abierto los ojos de aficionados a la música ávidos de material intenso y defendible con orgullo. El tema elegido ha sido el primer single de un álbum llamado precisamente Singles. Que no es ni mucho menos una colección de singles, pero que se le asemeja mucho. Es el cuarto álbum de la banda, y el primero bajo el vistoso paraguas de 4AD. Los chicos lo saben y se han esforzado en crear algo que de verdad pueda marcar un punto de inflexión en su carrera. Y vaya si lo han logrado.

Al margen de los dictámenes de la moda revival que toque, la banda de Samuel Herring apuesta por la vertiente pop de los 80 sin darle mayor importancia. Su música es pop, y así lo afirman sin renegar de nada ni de nadie. Lo suyo lo han sacado adelante a base de trabajo. Y no es gratuito. Future Islands es una de las bandas que más conciertos ofrece en la actualidad. Pero además de trabajo, poseen algo único que es el estilo propio, la elegancia, la clase. Algo que tienen contadas bandas y artistas y que parece innato en ellos. Y con todo no pierden su característica humildad, factor importante cuando han lanzado un álbum que estará en boca de todos a final de año. Quizá la clave de su éxito radique precisamente en el trabajo, la constancia y su perfil bajo.

En directo, Samuel Herring se impone como el centro de atención a golpe de cadera. Embutido en unos pantalones de madre y dejándose la vida en cada frase que sale de su boca. Se acerca al público, les mira a los ojos, les canta a los ojos mientras se golpea el pecho. Eso es pasión virgen. Pura sinceridad que de primeras puede resultar desconcertante. Aunque enseguida se abre paso la admiración y se hace palpable el objetivo de la banda de emocionar a la audiencia

La interpretación de Samuel resulta en ocasiones desesperada, en ocasiones visceral. Pero tremendamente real. Él mismo se considera un escritor, un performer, y un cantante. Por este orden. Y esa es la sensación que deja. Y quizá nos sorprendamos porque no es muy habitual ver actuaciones en directo de tal intensidad.

El disco tiene una alta carga emocional, y se hace irresistible a cada escucha. Desde Back In The Tall Grass, Seasons o A Song For Our Grandfaters, pasando por un Fall From Grace que baja a lo más profundo y donde vemos ese ya característico cambio radical de timbre en la voz de Herring.

Singles les sube de categoría de manera inmediata. Quizá no para ser cabeza de cartel de grandes festivales pero por ahí van los tiros. Quedan 8 meses para finalizar el año pero ya hay un disco que cuenta con una seria candidatura para copar las habituales listas de lo mejor del año. Uno de esos discos que aparecen muy de vez en cuando y que consigue empequeñecer el resto de lanzamientos. De esas joyas para disfrutar de verdad y compartir.

Ya lo dice David Letterman. «I take all of what you’ve got». Así se canta:

«Estoy haciendo lo que realmente quiero hacer» Entrevista con Soledad Vélez.

Soledad Vélez - Foto: Pau Monteagudo

Soledad Vélez – Foto: Pau Monteagudo

Solamente hacen falta unos segundos para comprobar el poder hipnótico de la música de Soledad Vélez. Esta chilena afincada en Valencia tiene talento y mucho que aportar. Su folk emocional tiene mucha fuerza, y aunque es posible ver las influencias de PJ Harvy o Patti Smith, no es una compositora al uso. la belleza oscura que destilan sus temas se alejan del pop y folk tradicional para buscar caminos más profundos, más cercanos a la música de raíces americana.

Conseguimos charlar con ella el pasado mes durante el festival de South By Southwest de Austin (Texas), donde nos contaba sus experiencias. Su segundo álbum, Run With Wolves, ya está a la venta.

¿Qué tal en Austin? ¿Cómo ves el SXSW?

He llegado hace unas 12 horas, llegamos anoche y no tengo jet lag la verdad. No me ha dado tiempo de ver casi nada, estamos aquí disfrutando a tope del South By Southwest.

¿Cómo le explicarías a un texano la música que hace Soledad Vélez?

Es difícil. Siempre me cuesta un poco definir la música que hago. Es una mezcla de muchas cosas, de muchos estilos. Prefiero no encasillarme, y le diría que por favor me fuese a ver para que lo entendiese.

¿Cuánto tiempo tenéis pensado estar y cuantos conciertos teneos pensado hacer?

Teníamos pensado estar aquí en Austin una semana, nos iremos el 16. Tenemos tres conciertos, el de hoy en Sounds From Spain, mañana en el Russian House, y pasado mañana en el Lucille Patio Lounge, que también vamos a tocar con varios españoles. Y eso de momento, conociendo gente y disfrutando.

¿Merece la pena para un músico venir a este festival?

Yo creo que merece la pena más que nada porque es este festival. ¡Es el South By Southwest tío! Y este plan… Sounds From Spain… El hecho de que te inviten es un placer. Es un plan que tienes que hacerlo cueste lo que cueste.

¿Cuáles son las diferencias que observáis en este festival y que no hay en otros?

Pues que este es super-hiper-masivo, es el festival más masivo que he estado, creo que son dos mil y pico bandas las que tocan en el festival en cinco días. Esa es básicamente una de las diferencias, está todo muy bien organizado. No sé, es la primera vez que estoy en EEUU tío, ¡todo es genial! (Risas)

¿Cuáles son vuestras expectativas?

Básicamente mis expectativas de esto es que voy a aprender mucho, que va a ser una experiencia muy buena para mí y es algo que quieras o no me va a dar un poco más de tablas también el hecho de visitar un país en el que no has estado antes.

¿Crees que te puede cambiar un poco la forma de ver las cosas? En España hay cierto pesimismo. Ayer salía un reportaje en que en España el directo caía en picado. ¿Puede ser un impulso este festival?

No sé si puede cambiar mi forma de ver las cosas, porque vayan las cosas bien o mal, voy a seguir haciendo música, porque no consigo hacer otra cosa con mi vida. Yo creo que más que nada, esto lo que hace es brindarte mucha más experiencia, y por otra parte vamos a sacar muchas cosas buenas porque sí que es una plataforma para llegar a muchos más medios, tanto latinoamericanos como de aquí de Estados Unidos, que es enorme. Y estamos haciendo muchos contactos, muchas entrevistas… Estamos aprovechando a tope.

Se ha criticado mucho el hecho de que el festival este demasiado abierto a marcas, perdiendo la esencia del músical y con casi más protagonismo de las marcas que de la música. ¿Qué os parece? ¿Os importa o es parte del espectáculo?

No sabría decirte. Yo creo que hoy en día ya es difícil mover la música, hacer música, organizar festivales y tener dinero para poder hacerlo. Muchas veces depende de la forma en que enfocas las cosas y la perspectiva que tengas.

¿Volveréis el año que viene?

No lo sé. Yo espero que sí. Tengo visado hasta el dos mil veinticinco así que espero que sí. Hay que aprovechar la oportunidad.

Y última pregunta, ¿Eres feliz?

Sí. Soy feliz porque si me muero ahora mismo, estoy haciendo lo que realmente quiero hacer.

David Bernardo

«En España nos tratan de puta madre» Entrevista con Arizona Baby

Arizona Baby. Foto: Paola Bragado

Arizona Baby. Foto: Paola Bragado

Lo cierto es que Austin siempre tiene cuerda para rato. Antes de venir al SXSW, uno de nuestros objetivos era conseguir saludar a los vallisoletanos Arizona Baby. Una banda artesanal, que desde 2003 ha sabido marcar la diferencia con un estilo muy particular que juega con las raíces de la música americana. Uno se extraña al saber que es la primera vez que vienen a un festival y unas tierras que parecen venirles como anillo al dedo.
Actúan dentro de los programas de Sounds From Spain, iniciativa que se ha encargado de traer a algunos de los mejores artistas nacionales a la auto-proclamada capital mundial de la música en directo. Tienen un nuevo EP bajo el brazo llamado “It Is Called Work”, además de un nuevo disco en la recámara que verá la luz en los próximos meses.

Además de Austin, también han aprovechado para presentar su directo en Chicago y Nueva York, con directos de altura que consiguen peinar para atrás a los yanquis.
El segundo día oficial del South By Southwest empezaba fuerte. El buen hacer de los organizadores de Sounds From Spain ha conseguido traer una velada con paella, sangría y buena música. Charlamos con Rubén Marrón y Javi Vielba unos minutos después de su actuación.

“I’m gonna do it my way, no matter where anyway”, como cantáis en “The Truth” y terminais tocando en SXSW. ¿Cómo surgió la oportunidad de venir al SXSW y la gira por varias ciudades de EEUU?

En este caso ha sido una cosa de inscribirse en el festival, y ser admitido dentro del cartel y del programa de festejos. El año pasado estábamos admitidos con Corizonas, pero nos coincidió con la gira de México, el Vive Latino… Y este año nos sacamos la espinita con Arizona Baby. Esto es una inversión por parte de las bandas cuando vienen aquí. En general, todos los músicos que vienen realmente están invirtiendo un poco en su carrera, haciendo aquí conexiones, contactos con gente del negocio aprovechando que es una mezcla de festival y feria profesional. Nos parecía muy interesante para expandir un poco los horizontes del grupo, y ya de paso hemos aprovechado para armar un poquito de gira con otras fechas en NY y Chicago

¿Qué es lo que más os ha llamado la atención del festival?

A mí me ha llamado la atención que es un poco como el Día de la Música de Valladolid, que llevamos montando varios colectivos allí desde hace ya 6 años, pero a lo bestia. Es todo como muy a la melé, todo muy “hazlo tú”, nadie te lo va a hacer, te enchufas, te afinas, te buscas la vida, si hay ampli hay ampli, si no hay ampli no hay, aquí hay que tocar y esta es la hora, y hay que acabar a esta hora y es así.
El ambiente parece como el recinto de un festival pero hecho ciudad. Con garitos por todos lados, puestos de comida, bebida. El ambiente es genial. Es increíble. Pero lo que sientes como músico es como volver a tus raíces, cuando tocabas, cargo con el ampli, lo pongo ahí, tal… y venga, p’alante. Y mola mucho porque eso también te obliga a que no se te caigan los anillos. Aquí hay que dar el callo y salir airoso con lo que haya, y si suena mal da igual, aquí hay que tocar.

«Mucha gente en el mundo está mirando a España como un lugar donde pasan cosas»

¿Puede ser SXSW y Texas el escaparate ideal al hacer un tipo de música que se acerca mucho a lo que hacen en estas tierras?

Uno de ellos. Yo creo que nuestra música puede estar en muchos escaparates. Hemos tocado en festivales de todo tipo y es nuestra intención seguir haciéndolo. Pero bueno, este festival en concreto es un poco como nosotros, que le hace un poco a todo. Entonces sí que puede ser bastante ideal para nosotros en concreto, aparte por estar en EEUU, que es un país muy grande y es una puerta muy interesante. A ver si podemos flanquear el umbral y seguir profundizando.

¿Cuales son vuestras expectativas de tocar aquí y después la gira?

Pues pasarlo bien tocando estos días, que a la gente le guste, y conocer a cuanta más gente mejor. Y luego llegamos directamente a Chicago este domingo y luego la gira a lo bestia de Arizona por España, adelantando lo que será el nuevo disco, que ya estamos grabándolo, y también presentando un EP que presentamos ahora el día 25 de Marzo, un mini EP de canciones de trabajo, It Is Called Work, una cosa muy bonita que hacía tiempo que queríamos hacer.

¿Merece la pena para una banda española venir a Austin?

Como mínimo una vez sí que merece la pena. Aunque solo sea por la experiencia vital que esto supone. Es más la experiencia personal. Las expectativas de trabajo nunca se sabe. Realmente si te apetece la experiencia ven. Si te vas a mosquear porque no saques algo nuevo en claro, igual no es tan bueno que vengas porque puede ser un poco complicado. Puede ser contraproducente. Es decir, puedes conocer gente como puedes no conocerla, entonces eso ya cada uno, es la vida misma. Es bonito eso, este festival está tan enfocado a lo “hazlo tu mismo” que te obliga también a hacer lo mismo en el apartado extra musical.

«Las instituciones no se vuelcan con la música»

¿Da envidia sana cómo tratan a los músicos en EEUU?

No, en España nos tratan de puta madre. Yo creo que el trato a los músicos es muy bueno. Aquí el trato es fantástico, es muy bueno, pero en España hay veces que hasta te miman. En Londres no hay facilidades, solo les falta escupirte a la cara. Hemos tocado mucho, y es como la dinámica de EEUU pero la gente es mucho más borde. Es una experiencia un poco más agridulce en ese sentido, también es interesante. No nos podemos quejar de cómo está el rollo en España. De hecho yo creo que mucha gente en el mundo está mirando a España como un lugar donde pasan cosas y donde van a pasar más cosas, porque realmente la situación socio-política es de tal momento chungo que, siempre ha pasado, en momentos de crisis sabes mejorarte, y eso la gente no es tonta y lo sabe, y va a salir, está saliendo, está ahí.

¿Os imagináis que se volcase Valladolid con la música como hace ésta ciudad?

Bueno nos volcamos los músicos de la ciudad, las instituciones no lo hacen. Por ahora es un poco inimaginable siendo honestos, pero tampoco me parece una utopía. Creo que gobierne quien gobierne son cosas de sentido común. ¿Queremos ser humanos o queremos ser máquinas? ¿Qué queremos ser? ¿Animales, vegetales, minerales? Quiero decir, si queremos ser humanos, nos hace falta música, nos hace falta cultura, nos hace falta educación, arte, sanidad. Nos hace falta una política socio-cultural sólida. Y que sea no a corto plazo, si no a largo plazo. Algo que sea una cuestión de sembrar y de hacer algo de verdad en condiciones. Y creo que se puede. Ojalá se pueda.

«La filosofía del Open Mic Pucela es muy parecida al SXSW»

Si volvieran a dejar tocar en Valladolid, ¿Enchufaríais el Open Mic o lo dejaríais a pelo como está ahora?

El Open Mic lo dejaremos a pelo. Porque me encanta. El Open Mic Pucela en formato totalmente desnudo creo que es super especial. Es algo que funciona independientemente de modas o tendencias, de si gustan más DJ’s o los conciertos de rock. El Open Mic es tan especial que no hay posibilidad de bajón o subidón. Es algo que está ahí y punto. La gente va, se reúne, toca… De hecho la filosofía detrás de un Open Mic es muy parecida al SXSW; me parece que estos showcase que hay son realmente como una sesión de Open Mic, solo que con más amplificación y un poquito más de medios, pero realmente es un espíritu muy similar, es de llego, me enchufo, toco, lo pasamos lo mejor que podamos, compartimos el momento, la música y la experiencia.

¿Cuales son vuestros próximos proyectos? ¿Cómo va el disco en solitario como El Meister?

Bien, lo he terminado de grabar hace unos meses, ya está para mandarlo a fábrica, está sonando algún adelanto ya en las radios, y espero que lo pueda sacar lo antes posible.

A los niños se les suele preguntar que si quieren más a papá o a mamá. Javi, si tuvieras que elegir a papá y mamá entre Arizona Baby, Corizonas y El Meister…?

Arizona es nuestra banda. Es gracias a lo que estamos aquí. Arizona Baby nos ha dado tanto que obviamente siempre te vas a inclinar más a Arizona Baby porque Rubén y yo hemos trabajado mucho desde la base en esto, y estamos muy orgullosos de lo conseguido hasta ahora y para nosotros es algo que nos da la vida. Pero Corizonas es la ostia para nosotros. Flipas. Es casi como el niño adoptado desde pequeñito, que por supuesto que es hijo tuyo, aunque realmente no lo sea, pero lo vas a querer igual que a tu hijo. Cuando vamos de gira con Arizona Baby, es como que vamos la familia de comida de Domingo, pero cuando vamos con los Corizonas es como que nos hemos juntado todos de bautizo o de boda ¿sabes? Como que nos hemos juntado todos los primos, los tíos… Es genial. Además con Corizonas muchas veces viene la gente de Sex Museum, y es como una gran familia, y para nosotros formar parte de la familia de las dos bandas que más admiramos de España desde críos, porque hemos aprendido tanto de ellos antes de ser amigos y desde que somos amigos más todavía, es genial, es como tus hermanos mayores, es una pasada.
¿Os veremos por los festivales españoles este verano?

Sí. Os vais a hartar de vernos. Además vemos que la gente repite. Que nos han visto en un festival anterior y no solo repiten sino que además se traen a sus amigos.

«Estamos viviendo la película que siempre has querido que alguien dirija»

ABABY

¿Cuál es el concierto que más os ha gustado?

Uff… Hay muchos y muy especiales. Tanto de Arizona Baby como de Corizonas. Prefiero no destacar ninguno porque me parecería injusto. Pero sí que es muy importante por ejemplo, nosotros siendo de Valladolid, ir a Joy Eslava, y que te digan, “todo vendido y hay gente fuera”… E ir con Corizonas el año después y que te digan lo mismo. O la primera vez que fuimos a Barcelona al Sidecar, la cola que vimos, y que te venga el promotor diciendo: “Mira lo tengo a reventar, ya no puedo meter a más”. O cuando llegamos al Azkena Rock Festival, y Thin Lizzy tiene que retrasar el comienzo de su concierto porque estaba todo el mundo viéndonos a nosotros. Cosas así que dices, ¡joder!
Nosotros somos muy fans de bandas que eran bandas del pueblo. Aquí hay gente tanto de España como de EEUU y tantos sitios, y ves que hay artistas por ahí que dices, joder, son gente que conecta con la gente, y eso lo admiramos mucho.

Ah, y también estuvimos de gira con Chris Isaak. Eso para nosotros es la ostia. Es uno de nuestros ídolos. Sobre todo porque había varias posibilidades, y el manager de Chris Isaak nos eligió a nosotros.

«Chris Isaak nos dijo que se iba a dejar barba y que su próxima banda la llamaría California Baby»

¿Cómo es en persona?

Un gentleman. Un auténtico caballero. Nos trató genial. Él y su equipo de gente, su banda encantadora… Y nos hizo un dibujo. Nos hizo un dibujo de despedida, porque él dibuja, y para despedirnos el último día, al acabar la gira, nos mandó una carta a través de su manager con un dibujo que nos hizo muy bonito. Además dijo que se iba a dejar barba y la próxima banda la llamaría California Baby. Muy amable, muy simpático. Fue un lujo para nosotros.

Javi, ¿Es cierto que te compras las guitarras por cómo te quedan?

Es importante estar a gusto con la guitarra que tocas. Por muy buena que sea una guitara, si no es bonita…

Y última pregunta, ¿Sois felices?

Mucho. Sí sí sí. Para nosotros esto es increíble. Estamos viviendo la película que siempre has querido que alguien dirija.

David Bernardo